lunes, 21 de julio de 2014

RESPUESTA DEL ESTADO DE CHILE


EX CONSCRIPTOS DEL PAÍS, A CONTINUACIÓN PODRÁN ENCONTRAR LA ÚLTIMA RESPUESTA POR PARTE DEL ESTADO DE CHILE, FECHADA EL 14 DE ABRIL DE 2014

UNA VEZ MÁS NOS ESTÁN DANDO CON LAS PUERTAS EN LAS NARICES

HASTA CUANDO ESPERAREMOS

POR FAVOR TOMEN CONCIENCIA QUE:

"LO ÚNICO QUE DEBEMOS HACER ES MOVILIZARNOS"

COMUNÍQUENSE CON SUS COORDINADORES REGIONALES Y HAGÁMOSLA DE UNA VEZ POR TODAS 

UNA SOLA VOZ

UN SOLO MANDO

UN SOLO MOVIMIENTO

UNA SOLA FUERZA

EL DÍA Y LA HORA YA ESTÁN FIJADOS

SÓLO FALTA EL ÁNIMO, LA FUERZA, LA VOLUNTAD, EL DESEO DE ENCONTRAR UN POCO DE JUSTICIA, ANTE TANTO GOLPE, INSULTO, DOLOR, LLANTO, DESESPERACIÓN, DESAMPARO, ANGUSTIA, INJUSTICIA, CUANDO AÚN ERAMOS UNOS NIÑOS Y MUCHOS DE NOSOTROS NOS LLEGAMOS A RECAGAR DE HAMBRE, DE FRÍO, DE MIEDO ANTE CADA CACHETADA, PALO, BAQUETAZO, AMENAZA CON QUE TRATARON DE DOBLEGAR NUESTRO ESPÍRITU, NUESTRO ÁNIMO, NUESTRA VOLUNTAD, NUESTRA FUERZA, Y QUE DESGRACIADAMENTE, EN MUCHOS CASOS LO LOGRARON.

NUESTRA LUCHA ESTA SONANDO INTERNACIONALMENTE Y ESTÁ PROVOCANDO MUCHO RUIDO EN TODOS LOS ÁMBITOS NACIONALES.

"APROVECHEMOS EL VUELITO"

SÓLO FALTAMOS NOSOTROS

NO OLVIDEN JAMÁS QUE JUNTOS Y UNIDOS LOGRAREMOS JUSTICIA Y 

QUE JUNTOS Y UNIDOS HAREMOS HISTORIA


CORDIALMENTE


Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com




CARTA DE EX -CONSCRIPTOS DE 1973 A MICHELLE BACHELET (OCTUBRE DE 2006)



THE PASKIN, UN DIARIO DELIRANTE Y DE MALA LECHE

Arturo Alejandro Muñoz
Desde Coltauco

NO ES QUE mis deseos de escribir la columna de la presente semana se hayan agotado, ni tampoco que la flojera estragara mi ánimo.

Lo que sucede, simplemente, es que recibí copia de una carta enviada a la Presidenta de la República y me pareció importante darla a conocer, pues si todos estamos de acuerdo en lograr –por fin- la verdadera paz nacional, el contenido de la carta en comento merecería, al menos, una reflexión y -¿por qué no decirlo?- el apoyo necesario.

La carta existe y usted será quién deba juzgar al respecto. Yo limito mi responsabilidad sólo a su transcripción.

SEÑORA
MICHELLE BACHELET JERIA
PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA DE CHILE
PRESENTE

Honorable Señora Presidenta

La Agrupación de Ex Conscriptos Servicio Militar Obligatorio 1973 (SMO 73), junto con saludarla cordialmente, desearle el éxito y las mejores realizaciones en el gobierno que encabeza, se dirige a usted para solicitar formalmente la inclusión de nuestros asociados en la conocida Ley Valech (ley 19.992). Estamos concientes que el plazo asignado a esta normativa legal ha prescrito, el clamor social y político es por su reapertura y ampliación del cuerpo legal o una nueva norma, que, por considerar recursos del estado, debe ser iniciativa del Ejecutivo que usted tan dignamente preside.

Consideramos ser calificables para dicha iniciativa por haber sido objeto de Tortura Psicológica, social y física, elementos no arraigados en la costumbre y tradiciones políticas, hasta la fecha de ocurrido el Golpe Militar. No está en la mente de estos “viejos” la revancha, delación, hostigamiento, seguimiento ni muchos menos la presión, pero ante situaciones comparadas, estamos por solicitar reparación equivalente a la entregada según Ley 19.992. Estamos concientes que el Estado (todos los chilenos), ha realizado esfuerzos por sanar heridas, muchas de ellas quizás ni siquiera cicatricen, pero nadie ha fijado la vista en nosotros, victimas inocentes de una política de represión y exterminio físico, ideológico y social que usted, lamentablemente, también conoció muy de cerca, como joven y como ciudadana chilena.

Ahora, cuando la historia se escribe, creemos es el momento de reparar a quienes también fuimos victimas de un sistema opresor, que nos marcó para la vida, nos trunco sueños e ilusiones que todo joven tiene a los 18 años, queríamos tener la posibilidad de imaginarnos y construir nuestro futuro, servir al país con las mejores de nuestras artes e intenciones, pero este aciago y luctuoso hecho nos lo impidió para siempre, sumiéndonos en el Limbo, no saber donde estábamos, que haríamos una vez insertos en la vida civil, los amigos nos habían estigmatizado, éramos sujetos de desconfianza y temor en nuestros barrios, la cesantía nos azoto brutalmente, fuimos parte de la masa que aglutino los sistemas PEM y POJH , con suerte encontrábamos trabajo de rondines, guardias o nocheros. La autoestima estaba por el suelo; la comunidad nos identificaba como causantes del sufrimiento y dolor que padecían. La situación descrita nos empujaba a buscar una vía de escape, una parte tuvo salida en el alcohol y las drogas.

Iniciamos el cumplimiento de una ley de la república (SMO) en Marzo de 1973, estábamos en un Estado Democrático, el citado precepto legal contemplaba el enrolamiento solo por un año. Estuvimos más de 2 años en conscripción, y, hasta 1978 (posible guerra con Argentina), como reservistas activos y muchas veces movilizados.

Con el férreo cumplimiento disciplinario que el SMO implica, a los 18 años (menores de edad) vivimos involuntariamente situaciones tales como, “guardia” cuando llegaban los detenidos, atendimos los presos políticos de Chacabuco, Tejas Verdes (cuna de la DINA), Pisagua, Estadio Chile (Víctor Jara), Ritoque, Santo Domingo, Estadio Nacional, etc. Éramos el Tacna y la Escuela de Paracaidistas en el asalto a La Moneda (Palacio de Gobierno). Fuimos testigos del saqueo a la residencia de Tomas Moro, presenciamos los más ruines atropellos a los derechos humanos, ejecuciones en Peldehue (recinto militar) de detenidos trasladados desde la Escuela Militar, por oficiales de la Escuela de Caballería de Quillota. Uno de ellos en democracia, fue designado Comandante en Jefe del Ejército.

Las preguntas para la sociedad son las siguientes Señora Presidenta:

- ¿Es o no es tortura que un conscripto, al presenciar una ejecución, reciba del oficial la orden y dé el tiro de gracia a un ciudadano reducido e indefenso? Estaba encapuchado y maniatado. Era un detenido de la Escuela Militar

- ¿Es o no es tortura participar en la quema de cédula de identidad de ciudadanos privados de libertad en el Regimiento Tacna, verlos detenidos (luego desaparecidos), y que aún se niegue su detención?

- ¿Es o no es tortura atribuir como atentado terrorista, la responsabilidad de la Armada, por la caída de plataforma de 6,5 tl de la Barcaza Toro sobre conscriptos, hacinados en una bodega? .Se navegaba a la altura de Huasco, esto ocasionó la muerte de 2 conscriptos del Regimiento Maipo, hecho que hasta hoy se niega. Están con vida más de 30 heridos, con daños físicos irreparables, que no fueron jubilados con derecho a pensión según lo contempla la ley.

- ¿Es o no es tortura psicológica las apariciones públicas de autoridades civiles y militares (algunos activos) de la época, negando las torturas, los robos, los saqueos, las violaciones, etc?

Todo lo citado y mucho más es TORTURA. Sabemos que se entrelazan intereses “supremos del estado”, como dijo un ex presidente en el decenio pasado, al no apelar ante una evidente estafa con cheques. Por un sano ejercicio mental, lo sucedido lo habíamos guardado para siempre. Supimos el dolor que causó a la familia Chilena el golpe de Estado, situación que esperamos nunca más se repita. Hoy que el país goza de una democracia más estable es el momento de exteriorizar nuestras experiencias, no aceptamos como verdad la impuesta de manera oficial. Eso aumenta el daño psicológico, lo hace irreparable y permanente. No queremos para nuestros hijos, nietos (los ya abuelos), como para ningún habitante del país, vivir la experiencia que nos deparo la historia.

Queremos que nunca más se pierda el eslabón de la convivencia democrática y civilizada, donde todos tenemos el espacio y la libertad merecida, que jamás se vuelva a escribir la historia, sobre la premisa de la imposición de la fuerza y los intereses económicos por encima de la razón, la humanidad, la solidaridad y el compañerismo que por siglos fue característica del habitante de esta amada, larga y angosta faja de tierra.

Por los antecedentes expuestos, solicitamos a usted Señora Presidenta de la República de Chile:

1.- La reapertura o nuevo texto legal de la llamada Ley Valech

2.- La incorporación como víctimas de Tortura física, Psicológica y Social de los Ex Conscriptos que al 11 de Septiembre de 1973 cumplíamos el SMO accediendo a los beneficios solicitados en anexo a la presente. Por razones obvias excluyendo a quienes por vocación, voluntad, afinidad o interés personal prosiguió la carrera militar en las ramas de las FF AA, de Orden o ingresaron a Gendarmería.

Sabemos, Señora Presidenta, que la precitada ley (19.992) tuvo vigencia limitada en el tiempo, como en los recursos asignados. Sin embargo o no obstante no se consideraron todas las variables para calificar el daño a reparar. La Agrupación que tenemos el honor dirigir, esta constituida exclusivamente por ex soldados conscriptos que al día 11 de Septiembre de 1973, cumplíamos la llamada Ley del Servicio Militar Obligatorio. En esa fecha ya se consideraba discriminatoria y clasista, solo era realizada por hijos de trabajadores, o quienes debíamos laborar (y no estudiar) para ayudar al hogar.

A nuestro modesto entender no existe doble interpretación con respecto a esa ley, empíricamente comprobado por los gobiernos post dictadura, quienes procuraron instancias para hacer el SMO voluntario, más humano y respetuoso de la vida, con un cupo mayor de soldados profesionales. El Estado ofrece en la actualidad becas de estudio, existe una instancia de buen trato hacia el conscripto, cursos de capacitación laboral y acceso preferente a centros de educación superior.

Señora Presidenta, adjuntamos anexo, detallando lo considerado una reparación justa y necesario del Estado de Chile, hacia quienes siendo menores de edad el año 1973, fuimos partícipes de hechos condenados por la historia y por los tratados de humanidad, suscritos por nuestro país e insertos en la Carta Magna que rige la nación.-

Sabedores de su objetividad y capacidad humanista, que la ha señalado para gobernar nuestro herido Chile, esperamos una atención preferente en la lectura de la presente, y una respuesta justa y equitativa a lo solicitado como reparación.
Se despiden muy atentamente de Usted.

Agrupación Ex conscriptos SMO 1973


Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

sábado, 19 de julio de 2014

UNA DE TEATRO


Coriolano-CAPA-2
Deus ex machina (Dios de [desde] la máquina)
Del mismo modo, los enemigos más fieros
que pasaban sus noches en vigilia devorados por el odio y las maquinaciones para destruirse el uno al otro por cualquier causa, por cualquier circunstancia que no vale un cascarón, se convierten en amigos del alma,
- e incluso unen sus destinos -.
(Shakespeare. La Tragedia de Coriolano)
escribe Luis Casado
Venida del latín, la expresión “Deus ex machina” encuentra su origen en el vocabulario del teatro y designa los artificios mecánicos que permiten hacer entrar en escena, bajándole de las alturas o levantándole desde el foso, un dios que resuelve inesperadamente una situación desesperada.
Si asocio Andrés Zaldívar a la locución latina no es porque piense que el senador vaya a resolver nada, sino porque tiene un prontuario que pudiesen envidiarle John Edgar Hoover o el buenazo de Joseph McCarthy: ambos estuvieron asociados al empleo de la mentira para alcanzar sus poco confesables propósitos. Como un cierto Patricio Aylwin que declaró públicamente que Salvador Allende y sus partidarios estaban armados hasta los dientes para hacerse del poder por la fuerza.
Preciso que ‘prontuario’ (del latín promptuarium: despensa) designa un compendio –una lista para que me entiendas– de cosas que uno no debe olvidar. Justamente, hay cosas de Andrés que son inolvidables. Por ejemplo, cuando en cadena de televisión, y en su calidad de ministro de Hacienda de Eduardo Frei Montalva, hizo su discurso del terror algunos días después de la elección de Salvador Allende en septiembre de 1970:
"Con posterioridad a esta fecha el proceso económico se ha visto alterado poniendo en serio peligro los resultados esperados y anulando los efectos positivos de las políticas económicas que el gobierno ha venido aplicando durante los últimos años" (…) "el descalabro económico deriva de factores psicológicos y los resultados probables de esta situación serán el de un desastre completo y general".
En el teatro montado en estos días a propósito de la reforma tributaria, Zaldívar reincidió en el papel que interpretó a la perfección hace ya 44 años. Mejor aún, curtido por la experiencia, aguijoneado por el olvido de sus grandezas pasadas y estimulado por la impunidad, osa pasar a roles shakesperianos.
No al del Hamlet desde luego, sino al de Coriolano. Un rol sobre medida. Sus declaraciones parecen sacadas de la tragedia de Shakespeare:
“Si el día de mañana me dicen que tengo que votar a favor del aborto, no lo voy a hacer, aunque sea el Presidente de la República quien me lo diga”.
“Lo de la educación gratuita total se discutirá en su momento, y si no se puede, ¡diremos no!”
Luego de entenderse con Tullus Aufidius, perdón con Juan Andrés Fontaine, para matar la micro reforma tributaria, Zaldívar entonó un monólogo:
“Algunos se sienten más o menos informados, pero en estas cosas no todo el mundo puede estar en la cocina, ahí muchas veces está el cocinero con algunos ayudantes, pero no pueden estar todos, es imposible”.
Pareciera que Zaldívar busca superar a Sir Laurence Olivier en la fidelidad de la interpretación del arquetipo de la traición que encarna Coriolano:
“Personalmente soy claro, el poder constituyente está en el parlamento y no está en una Asamblea Constituyente, ahora si el parlamento por la mayoría que corresponde de acuerdo a la Constitución el día de mañana decide que puede haber una constituyente, tendrá que ser el parlamento el que delegue sus facultades”.
No recuerdo que en el último y más logrado drama político de Shakespeare figure algún medio pollo, lo que no le impide a Zaldívar –lanzado en su complot contra Roma, perdón, contra Chile– agregar ese personaje:
“…incluso con el ex senador Escalona presentamos un proyecto para crear una Comisión Bicameral que pudiese abrir un espacio de gran participación como para hacer una propuesta.”
En esto Zaldívar no peca ni venial [que se opone levemente a la ley o precepto](: en su obra La Tragedia de Coriolano, al tratar el tema de la traición, Shakespeare no olvidó la dimensión que hoy conocemos como apostasía (apartarse de). David Rivera Castro, estudiante de Derecho del ITAM (México), resumió la esencia del personaje del modo siguiente:
“Debemos ser desertores de las ideas. El ser se construye gracias a la aceptación de la derrotabilidad de ellas y de la falibilidad (posibilidad de equivocarse) humana. Frente a éstas no debe tenerse, jamás, una lealtad absoluta. Afirmar lo contrario es tomar el camino del dogmatismo. La ciencia, el arte, y con ellas el hombre, se fundan en esta posibilidad, maravillosa, de mutación ideológica”.
Tal vez no tanto, o bien no desertan todas las ideas. Hay algunas que perduran a lo largo de los siglos.
La obra de Shakespeare está situada en el siglo V antes de nuestra era. El pueblo de Roma tiene hambre. Los plebeyos se han tomado las calles para exigir la repartición del trigo. 

Con lo que le sobra a los patricios quedarían satisfechos. Pero desde luego los patricios no están dispuestos a ceder sus privilegios… Así comienza el drama.



Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

¿EL FIN DE OTRA ILUSIÓN?


Presis

Escribe Juan Pablo Cárdenas (publicado en Radio Universidad de Chile)
A esta altura a va quedando nítido (claro) que la creación de la llamada Nueva Mayoría fue un habilidoso pacto electoral de la vieja Concertación y del Partido Comunista para obtener el Gobierno. No se trataba, desgraciadamente, de una alianza ideológica ni programática para ponerle término a la pos dictadura y emprender cambios drásticos en la institucionalidad y el sistema económico social que nos rige.
Aunque las promesas de campaña de Michelle Bachelet y sus primeras implementaciones sí tienen en mérito de haber tenido en cuenta las demandas ciudadanas, provocando la bochornosa atomización (concentración) de las expresiones más vanguardistas, como fomentado la desmoralización de una derecha incapaz de mantener un mínimo de armonía. No en vano, los que apostaron a otras candidaturas presidenciales buscan ahora prosperar en fórmulas de integración, mientras que a algunos dirigentes de las quebrada Alianza por Chile les asiste el consuelo de que finalmente fueron sus ideas y las de la herencia pinochetista las preservadas y administradas por las última cinco gestiones presidenciales.
No podría entenderse de otra manera cuando todavía siguen vigentes la Constitución Política de 1980 y la pobre representatividad de nuestro Parlamento, mientras se nos reconoce como uno de los países del mundo que mejor aplicó las recetas neoliberales que, sin duda, nos prodigaron millonarias inversiones extranjeras y un sostenido crecimiento económico. Al precio, como se sabe, de profundizar las inequidades, hacer caso omiso de los derechos laborales y producir la más acentuada concentración de la riqueza. Objetivos que históricamente son consecuentes con el pensamiento político de todas las expresiones de las derechas en el mundo, tanto como de sus regímenes autoritarios.
La estratagema (estrategia) de quienes consolidaron esta Nueva Mayoría podía parecernos ingenua cuando prácticamente todas sus figuras ya habían gobernado por más de veinte años y envejecían en el poder en una connivencia hasta escandalosa con los hijos del Régimen Militar, las cúpulas empresariales que siempre financian sus campañas electorales y, desde luego, con la anuencia (consentimiento, permiso) de los poderosos medios de comunicación que, habiendo sido adictos a la Dictadura, los gobiernos concertacionistas buscaron seducir a cambio de garantizarles impunidad, a sabiendas de como justificaron, alentaron u ocultaron los crímenes del Régimen Militar.
No es de extrañar, entonces, que al menos cinco ministros de este nuevo gobierno se hayan hecho presentes, la semana pasada, en la cena anual de la Sociedad Nacional de la Prensa, entidad patronal que agrupa a los medios de comunicación uniformados en la defensa del orden establecido. El mismo al que algunos incautos o cínicos voceros del oficialismo prometen “pasarle una retroexcavadora” bajo la actual administración.
Cada día con más claridad se aprecia que la Reforma Tributaria apenas se propone el loable objetivo de reunir recursos para encarar las reformas educacionales. Que no se propone, como se dijo, de “hacer justicia tributaria”, redistribuir la riqueza, ni contribuir a una mayor equidad social. El mezquino reajuste que se plante al salario mínimo viene a corroborar esta situación, es decir que los tributos que se le impondrán a las utilidades de las empresas en ningún caso lograrán evitar la riqueza extrema ni corregir los ingresos paupérrimos (en extremo pobres) de la inmensa mayoría de los trabajadores. Una cuestión que también es de la esencia del “exitoso” modelo económico heredado.
Tampoco es posible asegurar, todavía, que las reformas al sistema educacional chileno puedan alterar una realidad en que lo privado se ha sobrepuesto a lo público y el lucro, a los objetivos de calidad. Tal parece que lo que podrá hacer el Gobierno es inyectarle más recursos a la instrucción pública y a las universidades del Estado para poner más equilibrio en un sistema que viene discriminando groseramente en favor de los más ricos, a la vez que dejar languidecer a la educación municipalizada, cada vez con más establecimientos clausurados y menos estudiantes.
Tal como también es un hecho que los planteles de Educación Superior estatal, si todavía manifiestan los mejores estándares, se debe a su paulatina y soterrada (oculta, encerrada) “privatización", cuanto al abandono de actividades que eran propias de su condición pública.
Aunque apenas cumple sus primeros cien días, éstos parecen suficientes para intuir que en cuanto al régimen previsional y sistema de salud, las propuestas sean todavía menos audaces y veloces si recién las autoridades están recabando opiniones y armando comisiones de estudio para definir qué hacer. Varios observadores ya han notado la indefinición que todavía reina en La Moneda respecto de cuál mecanismo utilizar para que el país se dote de una Constitución democrática y refrendada por el pueblo.
Tal como ya queda en evidencia que la reforma electoral que se discuten en el Congreso Nacional sólo se propone remozar nuestro sistema binominal de tal forma de no alterar demasiado la actual correlación de fuerzas del duopolio político.
Lo peor es que en menos tiempo de lo pensado la Nueva Mayoría está manifestando disensos (desacuerdos) internos y una muy torpe convivencia entre sus socios. Aproximándonos a los peores momentos de la Concertación, las desavenencias suben de tono respecto de las primeras medidas y proyectos del Ejecutivo. Si bien éstas todavía no consolidan un vendaval, la verdad es que el aire ya está bastante enrarecido y turbulento, cuando a todas luces se consolidan dos polos o “sensibilidades” que se expresan en los consejos de gabinete y en las cámaras legislativas.
El propio presidente de la Democracia Cristiana, Ignacio Walker, es el primer protagonista en manifestar sus desacuerdos: en un comienzo con el PC y, ahora, con socialistas y pepedés. Incluso ha llegado a participar en reuniones públicas para asegurar que su Partido será el garante (aval) en defender a los sectores que se sienten amagados por las reformas educacionales. Una actitud que ya convence a los otros referentes del oficialismo de ir abriendo diálogo, para recuperar o atraer a políticos de izquierda para ampliar la base de sustentación (servir de apoyo) y el perfil ideológico progresista de la Nueva Mayoría.
Una aspiración perfectamente posible de consolidar cuando en estos sectores fuera del establishment (poder establecido), como se dice, reinan más las apetencias individuales de sus dirigentes o cabecillas que sus convicciones ideológicas.
Pero estas tensiones lo que más amenazan es con ponerle freno a los cambios anhelados y demandados por una población cada vez más consciente de sus derechos, cuando se sabe que la ventaja de la Nueva Mayoría sobre las distintas expresiones de la derecha en el Poder Legislativo depende del disciplinado comportamiento de sus bancadas partidarias, como que sus diputados y senadores no cedan al discurso y las tentaciones de la oposición derechista. Cuyas críticas y horrendos augurios (señales, presagios) alcanzan mucho más penetración en la opinión pública justamente por la hegemonía que siguen ejerciendo en el sistema informativo nacional.
En definitiva, enfrentamos un panorama que sigue acotando la política a la acción de las cúpulas, las cuatro paredes de La Moneda y los pasilleos del Legislativo. Luego que el actual gobierno poco a nada haya hecho para fortalecerse en la calle y las organizaciones sociales que, de haber manifestado esperanza en la Nueva Mayoría, derivan en un nuevo y peligroso desencanto.



Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

LA REFORMA TRIBUTARIA DE ANDRÉS


Corrupcion-El-Roto
Escribe Luis Casado
A pesar de la notoriedad alcanzada por Thomas Piketty, nadie se refiere a un libro suyo escrito junto a otros dos economistas –Camille Landais y Emmanuel Saez– publicado en el año 2011, y cuyo título lo dice todo: “Por una revolución fiscal”.
Uno puede opinar lo que le de la gana de Piketty, pero no puede negarle su coherencia y su perseverancia: convencido de que –allí como aquí– en materia tributaria el chancho está mal pelado, Piketty propone una revisión radical de la estructura impositiva con el loable propósito de simplificarla y de imponer un principio ya enunciado por Adam Smith en 1776: que cada cual pague en proporción a lo que gana.
La proveniencia de los ingresos no es neutra cuando se trata de pagar impuestos: hay algunos más fácilmente disimulables que otros. El salario del currante (trabajador) es presa fácil. Basta con amputarlo de los impuestos en la fuente, o sea en el cálculo que hace el patrón a la hora de pagar el salario. Luego, el patrón le paga al fisco lo que ha deducido de los salarios, o al menos así debiese ser.
Piketty propone que los ingresos del capital bajo todas sus formas (intereses, dividendos, productos financieros, plusvalías, contratos de seguros, rentas, etc.) también paguen el impuesto en la fuente. Precisando que dichas entradas representan apenas un 50% de los ingresos financieros, estima injustificado que se les aplique cualquier tipo de reducción a la hora de calcular el impuesto aplicable. Así, dice:
“Las plusvalías que representan parcialmente el valor de los beneficios no distribuidos y acumulados en las empresas, pagarían según el mismo baremo (tabla de cálculo, que evita la tarea de realizar esos cálculos al público en general) progresivo que todos los otros ingresos”.
Esto es bueno señala,
“porque todas las experiencias internacionales mostraron que un régimen derogatorio trae consigo distorsiones y estrategias de optimización fiscal”.
En buen romance, la muy conocida evasión fiscal. 
Una reforma tributaria seria debiese eliminar el FUT por constituir –como ha quedado demostrado hasta la saciedad– una trampa legal que permite evadir los impuestos.
¿Y el crédito fiscal aplicable al impuesto a la renta de las personas físicas? Piketty y su coautores son muy claros al respecto:
“No pensamos que haya que introducir un crédito fiscal, mecanismo que (permite) rembolsarle a los accionistas el impuesto sobre los beneficios pagado por las empresas. (…) Primero y antes que todo, porque no existe ninguna razón económicamente válida para rembolsar este impuesto a una categoría particular de ingresos que son, accesoriamente, los más mal declarados de todos. ¿Porqué más bien no rembolsarle las contribuciones a las rentas inmobiliarias, las cotizaciones sociales a los asalariados y el IVA a todos los contribuyentes?”
Sin embargo, como va quedando en evidencia, el FUT y el crédito aplicable al Global Complementario seguirán en vigor, y la tasa efectiva del impuesto aplicable a las empresas seguirá siendo inferior a la tasa efectiva de impuestos y cotizaciones aplicables a los salarios: para darse cuenta basta con sumar el 19% de IVA, el 7% de la salud, el 0.6% del seguro de desempleo, el 10% de cotizaciones de la previsión, el 4% de impuesto a la renta a partir de un salario de 569 mil pesos (13,5 UTM), para no hablar de lo que es un verdadero impuesto cobrado por particulares: los costos de la educación.
No hay que olvidar que en los países serios la carga tributaria financia integralmente la salud, la educación, la previsión y hasta los servicios públicos como el transporte.
La progresividad de la que habla Piketty va hasta un 60% de los ingresos superiores. No se trata de una tasa marginal: el 60% de impuestos se le aplica a todo el ingreso.
En Chile, la progresividad se detiene en un 40%, y es una tasa marginal, o sea que se le aplica sólo a la parte del ingreso que supera el tramo inmediatamente inferior. Como consecuencia, quienes se llevan la parte del león pagan muy poco.
Como puede verse, Andrés decidió que el miserable proyecto de reforma tributaria enviado al Congreso y ya aprobado por una cámara de diputados a las órdenes, era un pelín demasié.
Pasándose la justicia fiscal, a Piketty, al Parlamento y al mismo gobierno por las amígdalas del sur, Andrés decidió, en presencia de un par de comparsas, lo que es bueno para el capital, la inversión y la idea que él se hace de la felicidad en la Tierra.
Nos sobran un gobierno y un Parlamento con poco uso. En una de esas en El Rastro de Madrid, en el Marché aux Puces de París (mercado de París) o ya, a las perdidas, en el Persa Bío-Bío…


Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

DIVAGANDO (Pensando) ACERCA DE UNA REALIDAD DIFÍCIL DE CAMBIAR


Frecuentemente nuestros lectores nos escriben. No siempre nos solicitan publicar sus comentarios, pero en esta ocasión, aún cuando el digno profesor no lo hubiese pedido, nos habríamos hecho una obligación de compartir sus reflexiones. Un puñete al hígado, que nos deja sin respiración. Aquí va...

pobre-profesor
Chile, 12 de julio del año 2014
Ya estoy bastante ducho en escribir “al viento“ las opiniones, críticas, vivencias, dolores y humillaciones, que vive el ciudadano común y corriente en un país cuyos gobiernos han transformado a sus conciudadanos en vulgares clientes, vasallos, esclavos, postergados y sumisos, “bueyes“, casi sin ningún valor para ellos, la muy bien llamada “realeza chilena“.
¿Quiénes forman la “realeza chilena? Todos aquellos que inflaron tanto sus papeles en el Congreso nacional que ya no saben mirar para abajo, a los que votaron por ellos y a todos los habitantes del país, menos a los ricos y poderosos, a los cuales consideran parte de la “corte".
Tal vez a alguien le parecerán bastante duros estos conceptos, pero, ¿se ha detenido a pensar si realmente estos son un invento, o es la más pura realidad? 
Reflexionen , reflexionen.
Para qué hablar del triste papel que tiene un pensionado o jubilado, en este país de gente “exitosa“, en que todas sus autoridades tienen la jocosa (graciosa, divertida) idea de que ellos jamás llegarán a viejos, o que nunca morirán.
Soy un profesor jubilado hace tres años , y que aún perdiendo dos tercios del sueldo que ganaba, no me dieron el bono post laboral por leyes y decretos hechos a la medida del gobierno, para ahorrar miserables 50 lucas, mientras que los poderosos le roban millones, evadiendo impuestos por aquí y por allá a ojos vista de Impuestos Internos y tesorerías.
Pruebas al canto: ganaba $850.000 al acogerme a retiro por cumplir la edad legal de 65 años. Una aseguradora se hizo cargo de los $ 65.000.000 que junté durante 46 años en una ladrona AFP, y mediante un trabajo honrado, incomprendido y esforzado, cosa que no todos pueden decir porque si hay algo que se perdió para siempre en este “fundo” llamado Chile, es la honradez.
El caso es que después de una serie de cálculos brujos, la aseguradora llegó a la “brillante“ conclusión de que me correspondía una pensión de $ 285.000 y más encima tuve que pagar para que me la aseguraran por 15 años, trámite que no sé de donde crestas salió, pero como nuestra ignorancia en tales asuntos de papeleos es abrumadora me dejé esquilmar (arruinar, empobrecer) facilito.
O sea, perdí $ 565.000 de una plumada y el sistema, mediante la mención de una ley y un decreto para mí desconocidos, decidió a través de un tesorero provincial que a mí no me correspondía el bono post laboral. ¡Ah, y pese a que la superintendencia de pensiones, en un posterior recálculo, había llegado a la conclusión de que había habido un error en mi caso, y que sí merecía el bono!
 ¿Puede alguien entender este desorden?
Apelé, y mi principal argumento fue ¿qué consideraban ellos daño previsional para merecer el bono post laboral? Puesto que para mí, si me estaban dando como pensión un 33% de mi sueldo antiguo, eso no era daño, era un robo.
¿Adivinen quién ganó? 
Bien, ¡el sistema! Me enviaron un oficio que no entendí para nada, donde ellos en forma muy grandilocuente (manera de escribir o hablar que se caracteriza por el uso de palabras demasiado cultas y rebuscadas y por dar un énfasis excesivo a aspectos del discurso que no lo merecen) me comunicaban que habían ahorrado cincuenta mil pesos a favor del gobierno, y que yo muy bien me podía ir “a la que te dije“. O sea que ellos estaban muy ocupados para atender “a pedigüeños“, y con lo que decidieron después de un arduo trabajo, entraban en la categoría de empleados públicos eficientes.
Suma y sigue
Estimados: yo soy uno de los profesores que queda vivo e impago de la deuda histórica, que los gobiernos democráticos post dictadura nos han negado por años y años.
Y esto de quedar vivo aún, señores del sistema, no lo pueden decir los más de 8.000 profesores que murieron esperando un acto de más que merecida justicia en este país perverso y cruel, con autoridades que los domingos se golpean el pecho en las iglesias, con manos manchadas de sangre.
Pronto esta suma de muertos aumentará mucho más, en esta especie de holocausto chileno, donde a sus profesores los mandan a morir en la pobreza sin ni siquiera el respeto que se ganó en vida, trabajando con legiones de niños y jóvenes que hoy egresan de profesiones mucho más “pitucas“ que las de su profe, y donde ganarán 30 veces más que lo que éste gana como pensión mensual.
¿Y saben qué es lo más chistoso de todo? 
Que la deuda histórica comenzó a contar de un aumento salarial que nos otorgó la junta de gobierno en plena dictadura, la cual viendo las condiciones económicas adversas de los docentes, dictó una ley en que se dictaminaba que los profesores tendrían un aumento gradual de remuneraciones, en el plazo de tres años hasta llegar a un 90% de aumento. 
¿Se dan cuenta de lo fabuloso de esa bendita ley?
Nuestra alegría fue inmensa, pero, el eterno pero, llegó la democracia por la cual también luchamos y la educación se municipalizó, y la ley nuestra que nos había por fin hecho justicia, se la metieron no sé por donde, y sin dictar ninguna otra que anulara la de Pinochet y compañía se acabó el “sueño del pibe“, hasta hoy, 2014, donde se vuelve a nombrar la famosa deuda para terminar en ¡nada de nada!, que será lo que seguramente sucederá.
Es una pena vivir en un país donde lo “pequeño“ tenga tan poca importancia para sus autoridades. La situación de un jubilado y su pensión de hambre no es tema para ellos. 
Pagarle un sueldo mínimo de hambre a los trabajadores tampoco lo es; la salud estremecedoramente mala que le dan a los pobres, es algo que no tiene nombre pero que sin embargo se arrastra por “los siglos de los siglos“, y que tampoco tiene algún valor para los que se mandan la parte diciendo que son autoridades.
Hemos perdido algo muy valioso, que es la solidaridad para con el que carece de casi todo. Hemos perdido la decencia de darles dignidad a los viejos profesores que, cada día, cada semana, cada mes y cada año, hacen el milagro de lograr hacer más culto a este país, y que son enviados a la pobreza más indignante por el solo hecho de no poder juntar los 100 millones, mínimo, en la AFP, y que se necesitan para obtener una pensión decente. 
Se nos extravió la empatía (ponerse en el lugar del otro) de respetar al que sufre alguna enfermedad, ofreciéndole calidad en los hospitales, postas y consultorios, como si nosotros jamás fuésemos a envejecer, enfermar y morir.
Muchísimos de los que lean esto, compartirán la opinión de que lo que está aquí escrito es un cuadro deprimente, fatalista o comunista, porque parece que el que dice la verdad pertenece a esa ideología política. 

¿Y saben por qué sucede eso? 

Porque la gente no quiere ver más que su propia realidad: tengo trabajo, tengo casa propia y tengo un auto, entonces, ¿de qué habla este gallo?

Bien, este gallo quiere ver más allá de la puerta de su casa. Este gallo está sufriendo las inclemencias de vivir de una miserable pensión. Este gallo ya vive enfermedades propias de la edad, teniendo que comprar medicamentos sumamente caros o recibir una atención de muy mala calidad en los hospitales, donde también carecen de todo, incluidos los médicos.
Gracias a que yo y mi esposa, también profesora jubilada, fuimos bendecidos con tres hijos, a los cuales les dimos educación y llegaron a ser exitosos profesionales, y gracias a que tuvimos la excelente decisión de “aperarnos“ para cuando llegaran las “vacas flacas“, hoy día no carecemos de bienes materiales, pero sí carecemos de una pensión que nos permita tener una excelente vejez, como la que vemos en otros países más humanos que el nuestro.
Estimados, los profesores fuimos robados, estafados, pisoteados, por gobiernos que no dan explicaciones ni aceptan preguntas. Ellos actúan con la mayor de las prepotencias, sin importarles el reguero de muertos y heridos que van dejando a su paso.
Yo ya me hastié de vivir en un país que parece gozar no atendiendo las justas y humanas necesidades de su gente. Me cansé de ver tanta des-humanización por todas partes. Me harté de rogar, de exigir un justo trato para los pobres viejos jubilados, que parecen perros apaleados cuando van a cobrar sus risibles pensiones.
Las palabras “falta de recursos“ es como un latigazo que los políticos les dan a sus votantes pobres o pobres votantes, pues con esa frase ellos justifican todo, pero jamás podrán justificar su falta de piedad y de humanismo cuando ven el triste espectáculo de un pueblo que agoniza lentamente.
Un país que tiene a su gente blandiendo tarjetas de crédito como banderas, es un país que se equivocó de ruta y es cómplice del abismo en que se caerá. 

¡Y no es chiste!

Por respeto diré... atentamente,
Federico Enrique Aguilar Álvarez  

Profesor jubilado hace tres años


Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com