sábado, 17 de enero de 2015



Un recurso del camaleón para sobrevivir consiste en cambiar de color. Pero sigue siendo un camaleón...
La derecha chilena se disfraza, pero sigue siendo la derecha, nos dice Arturo A. Muñoz
Más contenidos pinchando en:

POLITIKA

Daumier Republique
"La república alimenta a sus hijos y los instruye". Honoré Daumier

¡Ahora la Derecha dice ser ‘republicana’!

La Derecha se conoce muy bien a sí misma y también a la izquierda…. mientras que esta última es analfabeta en ambos casos, ya que desconoce sus fallas y aún no aprende que la Derecha es inmutable

Arturo Alejandro Muñoz
Caso PENTA, almuerzos extrañamente onerosos, historia de yates y cenas por mil dólares, escándalos políticos que van, vienen y vuelven…. etcétera. A río revuelto… ganancia de pescadores hábiles, y en este caso nadie lo ha hecho mejor que doña Lily Pérez, representante del grupo político escindido de la Alianza llamado ‘Amplitud’.
Luego de tantos dimes y diretes, resulta que ahora todos los miembros de las diversas cofradías partidistas, sin excepción, dicen ser “republicanos”, cuestión que me hace dudar de la verdadera virtud del republicanismo cuando me percato que a él juran adherir hoy día viejos estandartes del totalitarismo pinochetista.
La Derecha –aunque muchos la consideremos extemporánea y poco ‘avispada’– siempre ha sabido sacar maquila de todas las situaciones en las que se derraman escandaleras públicas. Cuando ella entra en problemas serios, se divide… pero lo hace con sapiencia, con un objetivo claro y una programación efectiva. Si la Derecha se separa no significa que se atomice dispuesta a enfrentar el requiescat in pace partidista. Lo hace para repartir sus huevos en varias canastas, lo cual le permite en el futuro mediato regresar a la unidad e instalarse con renovados bríos en el escenario político.
Muy por el contrario, la izquierda –cuando se divide (y siempre se divide)– demuestra de inmediato cuál ha sido su carencia principal, ya histórica: dirigentes lúcidos, y con autoridad intelectual, moral y política. Cuesta muchísimo convertirse en líder de los cuadros izquierdistas, ya que en ellos predominan diversas tendencias que, en algunos casos, llegan a ser contrapuestas. Es que en la izquierda todos y cada uno de sus integrantes creen ser dueños de la verdad, del amor del pueblo y del programa de gobierno que el país requiere.
Recuerdo una festiva frase que se repetía en el viejo Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile (en años previos a la dictadura), frase que en cierta medida reflejaba un hecho cierto: “en los partidos y grupos de la izquierda, el que menos puja caga un piano”.
Es que en esos grupos, todos creen ser los más inteligentes, los más asertivos, honestos y aterrizados… y difícilmente aceptan que venga un igual (o un menor) a darles instrucciones. ¿Aceptar órdenes de alguien que no ha leído “El 18 Brumario”, ni tampoco “El Capital”, ni a Lenin, ni a Althusser? ¡Jamás!
He ahí el gran problema de la izquierda, y me estoy refiriendo específicamente a la izquierda en serio. La otra, la que está en la Nueva Mayoría, con suerte logra ser considerada socialdemócrata reconvertida a la fe capitalista y titulada como mayordomo de la derecha dura.
Esta última, en cambio, no se hace rollos ni líos. Tiene muy claro qué es lo que desea y qué es lo que rechaza. Entonces, cuando vienen los ventarrones y las tormentas, no se anda con chicas para desgranar su propio choclo y formar grupos menores los que salen al campo público criticando ácidamente al tronco madre, a la vez que ofrecen alianzas temporales con quienes eran, hasta poco tiempo, sus adversarios.
Pasado el temporal, atraídos por el imán del dinero y las finanzas, esos grupos regresan al seno fundamental, histórico e inmutable del conservadurismo clásico. Dejan tras de sí una estela de acuerdos menores, intrascendentes, con los que obnubilaron a los socialdemócratas inadvertidos, retardando eficazmente todo intento de reformas de fondo.
El problema, mi amigo, es que la Derecha se conoce muy bien a sí misma y también a la izquierda… mientras que esta es analfabeta en ambos casos, ya que desconoce sus fallas y aún no aprende que la Derecha es inmutable, pues aunque pasen años, décadas y siglos, es siempre la misma… independientemente de los colgajos que de vez en cuando se desprenden –de forma temporal y programada– de su tronco principal.
Hoy, en medio del vendaval, los viejos patricios pinochetistas entienden que la moda necesaria se llama “republicanismo”… asunto que detestan, claro está, pero envían al campo político a algunos de sus escuadrones para marear al respetable electorado, y desde el corazón mismo de la coalición de las tiendas consideradas ‘progresistas’, ofrecer alianzas de corto aliento, destinadas, por supuesto, a ganar todo el tiempo que el tronco madre requiere para recomponer sus cuadros, fortalecerse y regresar a la lucha.
No es democrática, no es republicana… la Derecha sabe… la Derecha es pilla… la Derecha es PENTA, es Barrick, es Hidroaysén, es Fuerte Aguayo.
La derecha es la… derecha.

Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional Corporación para la
Integración de los Derechos Humanos 
del Servicio Militar Obligatorio
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

VICTIMAS QUE ESPERAN.......



Los uniformados leales a la Constitución, las leyes y la República, siguen siendo los apestados de la copia feliz del edén... El pago de Chile. 

En la pluma de Andrés Figueroa.
VL1

Víctor López, en la Esmeralda, esa joya en la que torturaron y asesinaron

Chile: “No existen cambios doctrinarios entre la Armada golpista de 1973 y la de 2015” - Entrevista con Víctor López, Presidente de la Agrupación de Marinos Antigolpistas de Chile

==========

“Cayó el rayo en los mares, cayó la estrella”

Patricio Manns
escribe Andrés Figueroa Cornejo
El sábado 17 de enero, a las 11.00 hrs., en el Cementerio General de Santiago, se trasladarán hasta el Memorial del Detenido Desaparecido y Ejecutado Político los restos del “compañero Ernesto Zúñiga Vergara, miembro de la Resistencia armada contra la tiranía; un marino antigolpista que se la jugó durante el gobierno de Allende y después, siempre junto a su pueblo”, informa el Presidente de la Agrupación de Marinos Antigolpistas de Chile, Víctor López, y añade que “Ernesto fue ejecutado el 16 de enero de 1982 por la Central Nacional de Informaciones (CNI, policía política de Pinochet) en una emboscada sufrida en la comuna de la Quinta Normal de Santiago.”
De acuerdo al abogado de la causa judicial por el homicidio de Ernesto Zúñiga (Rol 305-2010), ya están siendo procesados los agentes de la policía Martiniano Arias Fernández, Manuel Tibaldo Flores Jorquera y José Hernán Huaquimil Uribe, responsables del crimen político ejecutado hace más de 30 años.
La Armada o la mano ajena del Imperio
Víctor López alcanzó el grado de marinero 1º y fue parte de la promoción de 1969 de la rama castrense más penetrada por los intereses del imperialismo norteamericano entonces y hoy en el país andino: la Armada.
“De altamar arribamos a Chile en 1970 y en septiembre, para las elecciones presidenciales, nos percatamos por primera vez que el país había cambiado. Debes entender que nosotros ingresamos a la Marina a los 15 años, sin tener idea de política”, dice Víctor.
“Nosotros éramos marinos de una Escuadra que estaba consciente de que se estaba urdiendo una conspiración para derrocar al gobierno de Salvador Allende. Ello muy paradójicamente, considerando que la Armada era la institución de las fuerzas armadas más clasista, de mayor identificación con la derecha y con el imperialismo norteamericano.
En ese contexto, nosotros nos dimos cuenta de que somos parte de un pueblo, tan excluidos y precarizados como ese mismo pueblo. Nos identificamos plenamente con los intereses de las clases sociales más desfavorecidas”, sentencia Víctor López, y agrega que “Incluso, al contar con un gobierno popular, los más empobrecidos de la Marina, la tropa, la gente de mar, levantamos nuestras propias reivindicaciones. Queríamos una escuela de formación única que no diferenciara entre grumetes y cadetes, entre tropa y oficialidad. ¿Por qué teníamos que alimentarnos con comidas diferentes y en un comedor distinto al de los oficiales?
En suma, la lucha de clases era mucho más marcada en la Marina que en el mundo civil. Todo eso nos llevó a dar un salto cualitativo en nuestra forma de pensar. Además, desde 1971 los oficiales comenzaron a dictarnos recurrentemente charlas en contra de las políticas que implementó el gobierno de Allende. Por ejemplo, recuerdo perfectamente una exposición que nos dieron sobre la nacionalización del cobre, en la cual la oficialidad nos señaló que esa medida era lo más nefasto que podía ocurrir porque si se le expropiaba el cobre a las grandes compañías norteamericanas, entonces ¿quién nos vendería armas, Coca-Cola y cigarrillos Marlboro?
O cuando se implementó el medio litro de leche diario para cada niño y niña, los oficiales nos dijeron que eso era un ‘despilfarro del erario nacional’, porque los chicos del pueblo no estaban acostumbrados a tomar leche (!).
No nos quedó otra alternativa que ubicarnos en la vereda contraria al alto mando, y por simple intuición. Ni siquiera ponderamos que, por pura lógica, estábamos propugnando una transformación radical de la institución. Nos sentíamos trabajadores con uniforme.”

-De ese modo se desarrolló rápidamente su politización. ¿Advertían los peligros?

“El mayor riesgo que constatamos fue que como tropa de la Marina, usábamos armas. En consecuencia, si la oficialidad se salía con la suya, nosotros, la tropa, tendríamos que salir a masacrar a gente inocente y desarmada. No queríamos, definitivamente, cumplir esa función criminal. De allí surge nuestro pensamiento antigolpista.”

-¿Crees que desde la Marina que tú conociste hasta la de hoy ha habido cambios significativos en la ideología y doctrina de su alto mando?

“No hay cambios entre la Armada golpista del 73 a la de hoy en Chile 2015. Y basta evidenciarlo cuando la oficialidad de la Marina sigue rindiendo homenaje al miembro de la junta militar de la dictadura, el almirante José Toribio Merino, frente a una estatua de ese sujeto que está levantada en un paseo público de la ciudad de Valparaíso.
(http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Toribio_Merino).
La Concertación no sólo no le negó el permiso a la Marina para tributar a uno de los principales golpistas, sino que le facilitó todos los medios para hacerlo. Y estamos hablando de un oficial que fue un hombre de los norteamericanos, un oficial de la Armada de EEUU en la Segunda Guerra Mundial, un tipo que siempre estuvo al servicio de una potencia extranjera. De hecho, el 11 de septiembre de 1973 el comandante en jefe de la Armada era el almirante Montero que ese mismo día Merino encarceló para usurpar el mando, autoproclamándose comandante en jefe.
¿Qué mérito tiene un hombre así para ser tratado como un ‘héroe’ de Chile? ¿Quién entiende a un país que pone una estatua de un golpista y, como si fuera poco, autoriza su homenaje oficial? ¿Por qué tenemos que expresar nuestra protesta presencial los 11 de cada mes en la calle 21 de mayo de Valparaíso los marinos antigolpistas y ex militantes de la Resistencia antifascista mientras se ‘recuerda’ a Merino con bombos y platillos?
Esta misma indignación ante un absurdo completo se lo hemos representado al presidente y al vicepresidente de la cámara de diputados, al subsecretario de Defensa, y a la presidenta de la República, Michelle Bachelet. Pero ahí sigue la estatua.”
La tropa de clase se auto-organiza

-¿Cómo enfrentaron la intriga golpista?

“A la par que el mando naval ya se preparaba para destruir a la Unidad Popular desde 1971, nosotros estructuramos una organización clandestina al interior de la Marina en todos los buques de la Escuadra nacional, como en las reparticiones de tierra a lo largo de toda la costa chilena. Teníamos dos objetivos bien claros: denunciar que en la Marina se gestaba un movimiento golpista para derribar a Allende, y crear una fuerza suficiente para detener el golpe de Estado.”

-¿Qué tipo de estructura formaron?

“Una eminentemente operativa y capaz de tomarse un buque.”

-¿Cómo procedieron a denunciar la conspiración?

“Realizamos una labor de recolección de datos de distintas partes para confeccionar un mapa seguro del complot en curso. Sólo lo informamos cuando consideramos que estaba absolutamente generalizado en la oficialidad de la Armada. Por ejemplo, en la división de Electrónica del crucero Prat donde yo me encontraba, el 80% de la gente no estaba por dar ningún golpe de Estado. Y en el conjunto de las naves las relaciones de fuerza eran más o menos similares.
En fin. Hicimos las denuncias correspondientes en varias oportunidades, pero nadie nos creyó. De hecho, nos criticaron por andar ‘conspirando’ contra las fuerzas armadas que, según la Unidad Popular (UP), ‘en Chile tenían una tradición democrática’. Incluso, yo sostuve una reunión con la dirección regional del Partido Comunista donde nos aseguraron que lo que nosotros afirmábamos ‘es imposible que ocurra en Chile’. Claro. No podían darme crédito porque en aquella época la política del PCCh era ‘No a la guerra civil’. Era una postura pacifista en la cual la realidad que nosotros planteábamos no calzaba, y si no calzaba, en consecuencia, para ellos no existía. Fueron muy frustrantes nuestros vínculos con el mundo civil. Hasta nos acusaron de locos. Así también comenzó nuestro temor de que fueran a denunciarnos.”
La duda que mata y que muere

-¿Y los denunciaron?

“Finalmente, sí. La última cita que mantuvimos fue con el secretario general del Partido Socialista, Carlos Altamirano (http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Altamirano_Orrego), los primeros días de agosto de 1973, a poco más de un mes antes del golpe. Ocurrió que el grupo que había tenido la reunión con Altamirano, al abordar después sus respectivos buques, fue detenido. Y casi todos los que teníamos mayor visibilidad de nuestra fuerza, caímos prisioneros entre el 5 y el 8 de agosto.
Como habíamos acordado previamente, todos negamos nuestra participación en la denuncia antigolpista. Pero al parecer ya el mando de la Armada contaba con algunas informaciones que intentó forzarnos a confesar mediante la tortura, y que tenían que ver con qué dimensión de relaciones teníamos con los partidos políticos de la UP. Pese a nuestras negativas, la oficialidad inventó una suerte de infiltración político partidista entre nosotros. Recién a mediados de agosto de 1973 nuestras familias y el mundo civil se enteraron de que había marinos presos y torturados. En ese momento comenzaron a constituirse los primeros comités de solidaridad con los marinos torturados que tenían el fin de que el Presidente Allende nos ofreciera la libertad dado que nuestra causa empalmaba con la defensa de la UP. Sin embargo, entre los titubeos del gobierno transcurrieron dos semanas más y se precipitó el golpe.”

-¿Qué pasó con ustedes?

“Nosotros permanecíamos recluidos en recintos militares. Cuando ocurrió el golpe nos cambiaron la acusación: nos convertimos en sediciosos y traidores a la patria. La mayoría estuvimos presos entre tres y 5 años. Yo estuve prisionero durante tres años y recorrí la cárcel de Concepción, de Talcahuano, la Penitenciaría, la cárcel pública de Valparaíso. A un grupo de los nuestros se lo llevaron a un campo de concentración de Ritoque donde, mediante trabajos forzados, fueron obligados a construir un nuevo campo de concentración. Como resultado de los malos tratos, yo me enfermé de tuberculosis y fui trasladado a la cárcel de Limache y luego al sanatorio Peñablanca.
En 1976 la embajada de Noruega me rescató y me llevó a ese país. Sin embargo, otros compañeros nuestros, después de salir en libertad, resolvieron quedarse en Chile a tratar de organizar la Resistencia contra la tiranía, porque estimamos que nuestro trabajo no se había terminado. No pudimos detener el golpe de 1973, es cierto. Pero sí asumimos íntegramente la hora de colaborar militarmente con la liberación del pueblo chileno. Es decir, nuestro objetivo fue combatir a la dictadura con su propio lenguaje: las armas. Lo anterior ocurrió hacia fines de los 70 y continuó en los 80 del siglo XX.”
La lucha por el reconocimiento

-¿Cuáles son los propósitos de la Agrupación de Marinos Antigolpistas?

“Nuestra asociación corresponde a una reagrupación creada al inicio de los gobiernos civiles para exigir un reconocimiento público por parte de las administraciones de la Concertación (hoy, Nueva Mayoría). Queremos que el país y el mundo sepan que no todos los uniformados fueron golpistas, que también hubo muchos que combatimos contra la dictadura, muchos que caímos en ese empeño; que nosotros también existimos. Luchamos por verdad, justicia, memoria, reparación y reconocimiento.”

-¿Y cómo les ha ido?

“Mal. Hasta ahora no se han realizado nuestras demandas.”


Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional Corporación para la
Integración de los Derechos Humanos 
del Servicio Militar Obligatorio
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com



domingo, 11 de enero de 2015

MICRO REFORMA....DIZQUE LABORAL




Afiladores de cuchillos-06

Sanguijuela-rodilla

93% de empresarios opina que reforma laboral será negativa para la economía…

Si se le pregunta a la sanguijuela qué se ha de hacer con la vena dirá que chuparla, y si se pregunta a la vena, dirá que quitar la sanguijuela.

Quevedo




Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional Corporación para la
Integración de los Derechos Humanos 
del Servicio Militar Obligatorio
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

LA EXCEPCIÓN FRANCESA


manif04

La excepción francesa

Escribe Luis Casado

¡Ah! Que les molesta la excepción francesa… ¿A quienes? Curiosamente, al mismo tiempo a los subnormales de la derecha globalizadora y a los subnormales de un izquierderío sin rumbo.
Los de la derecha me chupan un huevo, me dan igual, siguen iguales a ellos mismos, son lo que son, no se le puede pedir peras al olmo, somos adversarios, yo estoy en la vereda del frente, siempre me encontrarán ahí, no insistas, no tiene caso
Los otros, los “reolusionarioh” al pedo, me desesperan. Desde la masacre de los colaboradores de Charlie Hebdo dialectizan a concho, lo suyo es ergotear, hilar fino, ver debajo del alquitrán, contextualizar, probar que, después de todo, el culpable de la barbarie es el imperialim-mo, el colonialim-mo, los malos de la película que les enseñaron a identificar en plan maniqueo (que Mani me perdone): de un lado está la reacción y del otro el proletariado. Lo que no corresponda a esa prístina manera de ver las cosas es obra de Satán, de los agentes del imperialim-mo y de la CIA.
Desde luego “condenan” la masacre… PERO… y detrás de ese PERO agregan toda su confusión “proletaria”, su frustración de no haber podido –hasta ahora– ajustarle cuentas al primer mundo, a los imperios, a los culpables de la miseria del Tercer Mundo, a la explotación y a todos los males propios al capitalismo.
Hay quién condena la manifestación dominical del pueblo de Francia porque fue convocada por François Hollande… ¡Pobre imbécil! Si Hollande pudiese convocar a todo un pueblo se sabría…
Los franceses, sin distinción de partido, religión o condición social, salimos a las calles por decenas de miles, espontáneamente, el mismo día de la masacre de Charlie Hebdo.
La idea de la manifestación vino de los partidos de izquierda, y en menos de que lo que tardo en contarlo se transformó en una manifestación republicana, o sea en la movilización de todos. En la manifestación de aquellos modestos trabajadores que señalan que son “ciudadanos musulmanes” y en ningún caso “musulmanes ciudadanos”. En la manifestación de todos los que sostienen este edificio cuyo zócalo reposa en un pacto social y político que nos permite vivir juntos. Ateos, laicos, agnósticos, musulmanes, judíos, cristianos, derechistas, centristas, izquierdistas, hombres y mujeres, que entienden que la particularidad de este país reside precisamente en que cada cual es lo que es, y piensa lo que piensa, libremente, gracias a la República.
Charlie Hebdo llevó ese principio hasta sus extremos más dolorosos, los más difíciles de soportar. Ah… tú eres republicano… ¡Vamos a ver si te mamas esta…! Siempre es duro probar que aceptamos la diversidad, sobre todo cuando se trata de opiniones diametralmente opuestas a las nuestras.
Negros con blancas, blancos con negras, árabes y judíos (vete a ver la versión de Romeo y Julieta de Grand Corps Malade), anarquistas, comunistas, socialdemócratas, radicales, gaullistas, neofascistas, inmigrados, refugiados políticos, cien nacionalidades conviviendo en paz, intentado convencer a los demás de sus buenas razones.
Y en el medio, en el meollo, la lucha de clases desde luego, la confrontación filosófica, política, social, económica, lingüística, cultural y hasta gastronómica… pero respetando los principios que son la herencia de la Revolución Francesa: libertad, igualdad, fraternidad.
Como no soy angélico, sé que la fraternidad se manifiesta a veces a golpes, y la igualdad sufre de las diferencias de fortuna. Pero la libertad… Ah… la libertad. Partiendo, la libertad de expresión, la defensa de la libertad de conciencia, esa no la toques.
Es la que nos permite mandar al gobierno, y al propio presidente, a la madre que los parió sin temer por nuestra seguridad. La que nos autoriza a oponernos a todo, y a todos, sin temer ir a chirona. Es lo que nos queda. La única garantía que resiste contra el imperio del libre mercado, del pensamiento único, del lucro como motor de todo, del egoísmo como deus ex machina de la vida en sociedad, de la relación mercantil como única forma de relación social.
Por eso salimos a las calles. Espontáneamente.
¿Qué lo ocurrido será instrumentalizado por tal o cual político? Ya veremos. Quienes lo ven como algo inevitable tienden a pensar que los pueblos son, inevitablemente, más idiotas que ellos mismos.
Porque los boluditos de esta izquierda vergonzante se ven como la “vanguardia”, como los que de verdad saben y entienden, como los que deben dar orientación y rumbo…
En lo que me concierne, pueden irse a hacer puñetas.
Si el drama acaecido en París generó la emoción planetaria que constatamos, es porque Francia fue y es un símbolo de la lucha por las libertades. Símbolo que a ratos desfallece. ¿Y quién no? Símbolo que va hasta negarse a sí mismo cometiendo atrocidades. Pero que tiene un pueblo detrás, un pueblo mescolanza de todos los que han vivido en su suelo, ¡y vaya que hay mescolanza!
No somos puros, esa es nuestra fuerza. De alguna manera la excepción francesa consiste en proclamar a la faz del mundo que aquí queda una trinchera.
La de toda la humanidad.

Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional Corporación para la
Integración de los Derechos Humanos 
del Servicio Militar Obligatorio
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

sábado, 10 de enero de 2015

INSCRIPCIÓN EN SANTIAGO




A TODOS LOS EX CONSCRIPTOS DEL PERÍODO 1973-1990, 

QUE SE ENCUENTRAN EN SANTIAGO Y SE QUIERAN 

SUMAR A NUESTRA NOBLE Y JUSTA LUCHA, FAVOR 


LLAMAR A JAIME SALAS AL CELULAR 7-809-8485




LAS INSCRIPCIONES SON GRATUITAS, DEBEN LLEVAR 

FOTOCOPIA DE CARNET DE IDENTIDAD POR AMBOS 

LADOS Y FIRMAR UN LIBRO.




LAS INSCRIPCIONES SE CIERRAN EL 31 DE MARZO DE ESTE 2015



CORDIALMENTE





Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

INVESTIGACIÓN Y OBRA


SE ESTÁ REALIZANDO UNA INVESTIGACIÓN Y POSTERIORMENTE SE REALIZARÁ UNA OBRA, LA QUE TIENE RELACIÓN CON TODOS QUIENES ESTUVIERON EN EL ESTADIO NACIONAL EL AÑO 1973.

ÉSTA ES UNA NUEVA OPORTUNIDAD QUE SE NOS PRESENTA Y QUE NOS PERMITIRÁ CONTAR LA HISTORIA NO CONTADA DE NUESTRA HISTORIA, DE PODER SER PROTAGONISTAS COMO TESTIGOS ÚNICOS Y DIRECTOS DE LO QUE NOS TOCO VIVIR CUANDO AÚN ERAMOS NIÑOS (DE ACUERDO A LA DESCRIPCIÓN QUE HACE LA UNICEF) Y PODER CONTAR AL MUNDO DE QUE NOSOTROS FUIMOS LAS 
PRIMERAS VÍCTIMAS.

A TODOS LOS EX CONSCRIPTOS DEL AÑO 1973 Y QUE ESTUVIERON EN EL ESTADIO NACIONAL, LES EXTENDEMOS LA INVITACIÓN PARA QUE PUEDAN SER PARTE Y PROTAGONISTAS DE LA HISTORIA Y QUE CON SUS VIVENCIAS, TESTIMONIOS, RECUERDOS, PUEDAN ENTREGAR Y DEJAR UN LEGADO PARA LA POSTERIDAD.

SUS HIJOS, SU FAMILIA, LA COMUNIDAD Y LA HUMANIDAD, CONOCERÁN DE PRIMERA FUENTE SUS TESTIMONIOS, SUS VIVENCIAS Y EL SACRIFICIO, EN EL QUE MUCHOS PERDIERON SU VIDA, DEFENDIENDO UNA CAUSA QUE NO ERA LA NUESTRA.

ESPERAMOS CONTAR CON TODOS Y CADA UNO DE QUIENES ESTUVIERON ALLÍ, ME PUEDEN CONTACTAR AL CORREO DE NUESTRA ORGANIZACIÓN:

agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

CORDIALMENTE

  

Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com

EL (O)CASO DE LA UDI......



UDI fija nueva estrategia comunicacional...

je-suis-penta01

EL (O) CASO UDI

Escribe Aldo Torres Baeza

Mientras los chilenos hacen largas filas para subirse al Transantiago, varios miembros de la UDI, Jovino Novoa mediante, hacen fila a las afueras del grupo Penta esperando financiar sus campañas. Lo que llaman “aportes reservados”, son sólo reservados para los votantes y la opinión pública. Alguna vez, un mendigo me pidió “una monedita para un litro de pan”. Dicen que en pedir no hay engaño, el engaño viene después. Lo que sí que hay son estilos: el estilo de Felipe Kast, por ejemplo, que condiciona la defensa a empresarios en el congreso a cambio de unos pesos:
penta02
O el estilo Ena Von Baer, víctima de repentinos ataques de Alzheimer, que niega lo que escribe:
penta01
O el estilo atlético-cocineo de Iván Moreira, el más patético de todos:
penta
Si, hay “raspado de la olla”, dicen del otro lado, pero mándame una boleta.
Vale preguntarse: ¿puede agotarse la democracia en la renovación de una elite que, financiada hasta el despropósito, repleta las calles con sus rostros en cada elección?, ¿Qué interés puede defender un partido político si compromete su accionar al financiamiento de los grandes grupos económicos?... ¿Es la democracia chilena una licitación más de los grandes grupos económicos?...
Hace un tiempo, el diputado Giorgio Jackson dio a conocer un documento llamado “Los 11 Principios de la Comunicación Política”, elaborado por jóvenes de la Fundación Jaime Guzmán en el marco de un Taller de Servicio Público. Esto aprenden los jóvenes de la UDI:
-Principio de Transposición: “cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.
-Principio de Exageración y Desfiguración: “convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave”.
-Principio de Vulgarización: “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuando más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su compresión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.
Las mismas técnicas de la propaganda nazi.
A pesar de todo, y esto es lo paradójico, las masas populares siguen votando por la UDI. Sus estrategias son evidentes: repletar de propaganda las calles en cada campaña (“toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida”), y ofrecer la inmovilidad de todo un sistema que, insisten, premia al que agacha la cabeza, trabaja como esclavo y se desahoga mirando al Kike Morande.
Hitler escribió: “Durante el día el poder de voluntad del hombre se revela con la máxima energía contra cualquier intento de imponerle la voluntad y la opinión de otros. Por la noche, sucumbe ante la fuerza dominante de una voluntad más vigorosa”.
Entre la TV y las deudas, la masa de este país, esa misma que la política instrumentaliza con el apelativo de pueblo, está preocupada de sobrevivir, de alivianar el espíritu con una risa después de pasar 4 horas entre metro y micros, más otras 8 horas en la pega, no de revisar el detalle en los programas políticos.
La despolitización nace de la desilusión: según datos de la Fundación Sol, el 70% de los trabajadores chilenos gana menos de $426.000 líquidos, mientras el 1% más rico acumula el 31% de todos los ingresos. En Chile, una profesora que trabaja 40 años termina recibiendo una miserable pensión de 140 lucas (¡ese sí que es raspado de la olla!). El 78% de los chilenos tiene empleos de baja calidad. Y mientras la masa trabajadora, evidentemente despolitizada, trabajando para las marcas y el retail, suplica un trabajo digno, arriba se coluden para vender fármacos y alimentos, se privatizan los derechos de pesca y los suelos.
Siguen ganando las isapres, las afps y los súper ricos al tiempo en que pierden los que siempre pierden (¡¿desaceleración para quién?!).
Todos hijos, y víctimas, de este anarco/capitalismo que ofrece la esperanza de la deuda al final del camino, el único medio, dicen, para acceder a una mejor calidad de vida. Chile y su moral del “sálvese quien pueda”, que confunde el nivel de vida con el nivel de consumo. De política, entendida como las grandes ideas que consensuamos para vivir y convivir (vivir con) en sociedad, bien poco.
Al final de cuentas, el mejor candidato es el que saluda en la feria, el que regala más calendarios, el que cuelga más carteles con su rostro (mucho mejor si es bonito/a o se ríe harto), o el que pone más cancioncitas pencas en la radio. Como escribió Galeano: “a nadie molesta mucho, al fin y al cabo, que la política sea democrática, siempre y cuando la economía no lo sea. Cuando cae el telón, una vez depositados los votos en las urnas, la realidad impone la ley del más fuerte, que es la ley del dinero. Así lo quiere el orden natural de las cosas”.
Entre la crisis y la oportunidad, un paso: para la UDI, la democracia chilena, sustentada en la estafa del sistema binominal, en los aportes reservados, con una sociedad despolitizada, con un monopolio grosero de los medios de comunicación, enmarcado todo en una Constitución ilegitima, ha sido la vía perfecta para alcanzar el poder político.
Hoy, sin embargo, pierden el financiamiento del Grupo Penta, no tienen el apoyo militar que tuvieron, su faceta religiosa está cada vez más desacreditada (casos Karadima y luego O´Reilly), y mientras el resto de la derecha revisa sus principios, dejando de apoyar la violación de derechos de humanos, por ejemplo, la UDI insiste en atrincherarse en su pragmatismo. Chile, afortunadamente, está cambiando: hay cada vez más fiscalización, una ciudadanía más educada y por sobre todo más acceso a la información. La UDI, y una casta hasta ahora intocable, encerrada en su torre de marfil, no lo está percibiendo.
La pregunta es: a este paso, ¿llegará el día en que esa masa que ellos consideran de “limitada capacidad receptiva” deje de convertirlos en el partido popular y los transforme en el partido populista?...



Juan Fernando Mellado Galaz
Ex Conscripto 1973
Escuela de Telecomunicaciones
Ingeniero en Administración de Empresas
Asesor Tributario Previsional
Presidente Nacional
Presidente Agrupación Santiago
Agrupación Nacional de Ex Soldados Conscriptos
del Servicio Militar Obligatorio (SMO) período 1973-1990
Email: agrupacion.exconscriptos.chile@gmail.com